Traduciendo los sentimientos

miércoles, 12 de octubre de 2016

TROCITO DE CIELO

Mira trocito, a través de tus ojos la vida se ve de otra manera. No sé, pausada y tranquila, sin sobresaltos.
A tu lado puedo respirar aún cuando el aire está viciando. A tu lado, aunque no haya pájaros, puedo escuchar su canto. Hasta las hormigas, a tu lado, caminan sin prisa en una fila larguísima y todas portan sus viandas porque tú se las has procurado. Ningún animal ni planta se sobresalta a tu paso porque saben que eres un hombre de bien y siempre, a tu lado están a salvo.
Mírame trocito y dime que has mirado la luna antes de dormir. Dime amor que no hay preocupaciones que te roben la paz y el sueño. Dime príncipe que no necesitarás ninguna espada para librar batallas imposibles. Dime, mi hombre de agua, que el sabor de mis besos se queda acurrucado en los pliegues de tu piel
también esta noche.
Dímelo amor, dímelo

No hay comentarios: