Traduciendo los sentimientos

domingo, 14 de diciembre de 2014

PAZ Y AMOR

Aunque las flores no suelo ponérmelas en la boca. Aunque no haya césped sobre el que recostarme. Aunque no llevo un símbolo colgado al cuello, ni visto camisetas de colores degradados y letras con mensaje. Aunque a veces no la practico tanto como quisiera, os deseo a vosotros la PAZ, esa de la que estamos desprovistos en el día a día. La PAZ del corazón, del discurrir de las cosas cotidianas, la PAZ que se ve de lejos cuando de verdad es sentida. La que rezuma por la piel y la que se siente sin reivindicaciones de pechos desnudos. La PAZ con mayúsculas, no porque sea Navidad, que aún no es. Simplemente porque todo con PAZ es más bello y se respira con otro talante, un talante que contagia.
Da PAZ, vive PAZ.

Luego sonó al teléfono, y la PAZ brotó de su voz.

martes, 9 de diciembre de 2014

SOMBRA Y LUZ

No es la soledad lo que me ocupa y me preocupa. Muchas veces me sentí  la más sola estando rodeada. 
Que me faltara la luz, la risa y los besos, eso es lo que a veces ensombrece los segundos que dura el pensamiento.
De la mano paseamos por una plaza grande, cuadrada y sin fuente; es raro, caminar de la mano no es lo raro, lo es el que no haya una fuente.
Nos miramos y, bajo los cristales de tus gafas y las mías, nuestros ojos relucen chispeantes. 
Cómo me gusta la vida mientras te aferras a mi cintura y me transportas...y luego, más tarde, enredada en tu cuerpo, el sentimiento se expande y se escapa, elevándose por encima de nuestras cabezas ajenas y sobreexcitadas.
No es la soledad, no, es no poder estrecharte en ese segundo en el que el pensamiento vuela más rápido que las palabras. Eso es lo que me lleva a mirar a la puerta, para ver si hoy también se abre y apareces.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

LUZ SOBRENATURAL

Nunca un castillo se caracterizó por su luminosidad, sin embargo, la luz se abre paso entre las vidrieras cuando los visitamos juntos. Cada aldaba y cada portalón, cada dintel y cada jamba, cada bóveda y cada columna, cada alfeizar y cada arriate. Todo se presenta nuevo y lleno de vida ante nuestros ojos analfabetos de historia.
Apoyados en el quicio de la
puerta nos besamos y luego, de la mano, emprendemos el camino hacia el siguiente.

AJENOS Y LIBRES

Una bata blanca se apropió de su intimidad. Desde entonces, la bolsa de pastillas presidió los almuerzos, las meriendas y las cenas. Una roja, otra rosa. Una blanca y otra efervescente.
- Eso es lo que nos toca- dijo ella con sus ojillos chispeantes- el cuerpo nos ha jugado una mala pasada y ni siquiera hemos tenido tiempo para hacernos a la idea.
- Toma este pincel- le dijo él con cariño- anda, sigue pintando cosas hermosas.
Su mano temblorosa garabateó una nube sobre la que ambos, tumbados, reían como niños. Sus almas, intactas, escapaba poco a poco de su cuerpo.
-Qué sensación de libertad ¿verdad?
- ¡Inigualable!


jueves, 27 de noviembre de 2014

EL BESO

Quizá escribo para expresar sentimientos, quizá dibujo porque con las palabras no llego a plasmar con palabras todo lo que quiero, quizá hablo y hablo porque con los dibujos siento que algunas cosas quedaron sin lugar. Cuando no escribo, ni dibujo, ni hablo, es que te estoy besando. En un beso cabe todo el sentimiento.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

NUBES COMO ALMOHADA

Ir a la cama es lo de todos los días. El paisaje no cambia. Te propongo que en esta noche en la que la luna es una rajita de melón casi imperceptible, probemos a dormir a merced de las nubes, ni siquiera llevaremos almohada. ¿Has visto alguna vez algo que parezca más mullido que una nube? estoy segura de que así nunca podremos tener sueños inquietantes y si alguna vez hemos volado mientras dormimos ¿qué mejor lugar para el lanzamiento que ese? 

lunes, 24 de noviembre de 2014

EL ESPEJO

Frecuento poco el espejo pero en el que más guapa me veo siempre es en ese redondo y pequeño que hay en casa de mis padres. Será que allí me reencuentro con aquella mirada de niña, esa donde se concentra el brillo de la inocencia y la ilusión.

jueves, 20 de noviembre de 2014

OXÍGENO

Me miró, pero no vi nada en sus ojos, o al menos no vi nada que me motivara, nada que reconociera. Luego me pregunté si era yo y sí, era yo, que por fin había crecido. Ya no me preocupaba haber errado cuando me preguntaron cuántos lados tiene un triángulo y no me importaba que la maestra me hubiera pegado por no haber entendido como se hacían las raíces cuadradas. Pasé de los kilos de más porque me sentía más ligera y más guapa que nunca. Había oxígeno en mis pulmones, qué más se podía pedir, inspirar y sentir que casi puedes elevarte. Espirar y dormir.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

CÁLIDA Y MUSICAL

Se escucha la voz del profesional de la radio, es cálida, claro, así los eligen, con la voz cálida. Ponen énfasis en lo que dicen y viven como nadie la música con la que nos deleitan.
Tu no eres un profesional de la radio pero tu voz es cálida, pones pasión en lo que transmites y nunca pierdes las formas. Te esmeras en aprender nuevos vocablos y en ampliar día a día tus conocimientos. Tú memoria musical y tu repertorio abarca cientos de horas de programas.
Aunque los profesionales de la radio acompañen mi devenir de diario, te prefiero a ti que me susurras al oído y aderezas la música con besos.

ANILLOS Y ARRUGAS

Hacemos de los árboles monumentos naturales cuanto más años tienen. Admiramos su porte y nos jactamos de decir su edad, y, sin embargo, miramos con recelo las arrugas en la piel de nuestros semejantes.
Pensaba en esas personas que rondando esa edad que algunos llamarían tercera,se apasionan más que algunos adolescentes. 
Cuánto viejo prematuro sentando en el aula, o en el banco de un parque.
Cuánto mito y cuánto prejuicio. Cuánta falta de respeto y qué poca sensibilidad.

lunes, 17 de noviembre de 2014

CONCEPTOS EQUIVOCADOS

Me dijeron que se portaban así de mal porque yo era buena. Casi lloro al comprobar que con el paso de los siglos algunos comportamientos no han cambiado.
Creía firmemente que queremos que se nos escuche, que no queremos imposiciones y mucho menos dictadores, sin embargo, ellos lo dijeron claramente hoy:
Hay que imponerse, amenazar con el castigo, ordenar la rigidez absoluta, mirar con recelo y establecer barreras.
Si sonríes, eres débil. Si no gritas, eres débil. Si intentas otros métodos conciliatorios, eres débil. No eres humano, eres débil.
Si les preguntas como están, les estás dando confianza. Si participas de alguna broma en un momento distendido, les estás dando confianza. 
Si esperas paciente para ver si recapacitan, no tienes autoridad, si no los echas a la calle, no tienes autoridad.
Después de confundir la humanidad con la debilidad, y la paciencia con la confianza ya pueden saltarse cualquier norma hasta el punto de rozar el límite de la crueldad.
Hoy, más que preocuparme su falta de conocimientos, me ha preocupado su falta de integridad como personas.
Es triste comprobar que el tiempo pasa y se nos va llevando, así, tozudos, prepotentes y equivocados. Es más triste aún, pensar que el tiempo que se va es irrecuperable, como aquella hoja, entera, peciolada, penninervia y con punta de flecha, que cae del árbol irremediablemente y se pierde sin más.
Ojalá todo sea un producto de mi imaginación y aquellas palabras que escuché no dijeran realmente lo que entendí. Sería de una tristeza infinita sentir que hombres y mujeres destinados a construir los cimientos del futuro, solo caminarían derechos cuando un látigo amenazase sus espaldas.

domingo, 16 de noviembre de 2014

jueves, 13 de noviembre de 2014

CAPRICHOS ETERNOS

Algunos pensaron que hice las maletas por ti.
¡Qué equivocados! mi propia felicidad es la que busqué, por eso vine.
Algunos pensaron que era un capricho pasajero.
Ningún capricho dura tantos noviembres.


miércoles, 12 de noviembre de 2014

LA NOVIA DE FRANK

14 de abril de 1912      7 p.m.

― ¿Dónde está Frank? ¡Hay que empezar! ¡Todo está preparado y Frank, sin aparecer!
¿Es que nunca ha viajado en barco? ¿Está enfermo?  ¡Id a buscarlo!
―Frank  no está.
― ¿Qué quiere decir que no está?
―Su camarote está vacío.
― ¿qué significa eso?
―Pero señor es que no  entiende. Frank-no-está. El-camarote-está-vacío.
― ¿No subió Frank al barco contigo?
―La última vez que lo vi le acompañaba  una mujer esbelta,  colmada de rizos castaños.
― ¿Una mujer? ¡Venimos a trabajar no a divertirnos!
―Le hablaba con vehemencia.
―Pero ¿subió, no?
―No sé.
― Y qué hacemos sin pianista. ¿Sabéis cuánto ha costado este piano? ¿Sabéis a qué nos hemos comprometido en este viaje?  ¡Volved a mirar!
― El camarote 115 está vacío, intacto. Frank no ha subido al barco, alguien le ha visto  abandonar la pasarela.
― ¿Qué hacemos?
― Theodore Brailey, el pianista del Carpatia está aquí.
― ¡Ve a buscarle! Tenemos poco tiempo.


 15 de abril de 1912              3 a.m.

 Las notas de Sueño de Otoño surgían de los dedos de Frank mientras el Titanic, aterido de frío, agonizaba. Su novia, satisfecha, le besaba. Le aterrorizaba el mar y su misterio.


                                                                                                                              

miércoles, 5 de noviembre de 2014

VER, IMAGINAR...ERRAR.

Desde ese ángulo, podía ver perfectamente al hombre. De ella solo veía una melena escasa de pelo, estropeada sobremanera por los tintes y el secador, sus cabellos eran como duros alambres deteriorados y quebradizos. Él le hablaba con una seriedad en el rostro que por momentos parecía tristeza o tal vez preocupación. Sus cejas se arqueaban continuamente y su frente se plegaba en un sinfín de hendidos largos y profundos. Sus ojos grandes y redondos le delataban como una persona más joven de lo que en realidad aparentaba, la alopecia suele jugar esas malas pasadas y aunque Yul Brynner fuera un guapísimo y atractivo ser... este no era el mismo caso.
La mujer sostenía un cigarrillo en una mano y la otra se afanaba en recolocar una y mil veces su pañuelo alrededor del cuello.
Era delgada, eso si podía verlo, eso y que llevaba unos zapatos de tacón nada apropiados para tomar una tapa en la terraza de un bar.
Pasaron casi una hora delante de su café, las manos de ella retorcían sin piedad el sobrecito vacío del azúcar. Él seguía en el mismo tono monótono, inaudible, incapaz de emitir una sonrisa.
¿Se estaban despidiendo o es que nunca habían estado juntos?
Se levantaron y caminaron por la acera, sus cuerpos, sus almas separadas. El camarero los miró y con acritud delató a sus compañeros la situación irregular de las dos personas que, por otra parte, habían pasado un tiempo razonable ocupando un sitio para acabar consumiendo un cafelito.
Con muchos clientes así, me dijo entre dientes después de mostrar su sonrisa de hiena,  tendremos que cerrar el negocio. Seguí sirviendo las mesas y observando a la nueva pareja que ocupó el sitio que acababa de quedarse vacío. 

martes, 4 de noviembre de 2014

VOLVER Y RECORDAR.

Ni dieciocho, ni veinticinco, ni cuarenta, pero... tres, sí...
Volver a tener tres años y recordar esta vez la felicidad de ser libre y único. Reír, saltar, llorar, cantar y no mirar qué ropa ni qué zapatos llevo. Disfrutar y sentirme arropado. Inmensamente dichoso, con mis pequeños dientes blancos recién estrenados y mis ojos llenos de esa luz que nunca más volverá a ser igual.

REFLEJOS

Siempre que podía se paraba delante del escaparate. Imaginar qué se escondía detrás de cada título le proporcionaba un placer inexplicable.

Aquella tarde la luz del sol incidía de tal modo sobre el cristal que le era imposible ver algo que no fuera su propio reflejo. Hacía mucho que no se miraba tan de cerca. El trabajo cotidiano, las responsabilidades familiares y un cafetito apurado a media tarde,  le impedían entretenerse en la contemplación de su persona. Vio lo ya que intuía, canas, pequeñas arrugas, cosas tan insustanciales que no pensó que mereciese la pena reparar en ellas. Se acercó más, quería traspasar la imagen y encontrar la puerta a una buena historia, sin embargo, se topó de lleno con la profundidad de sus ojos e hipnotizado se dejó llevar. Un niño corría, esquivando las matas de ortiga y los cardos. Saltando de piedra en piedra atravesaba un río agotado y maloliente. Por las picaduras infestas de sus piernas se podría decir que había cruzado el Amazonas. El sol se puso y el escaparate le devolvió una sonrisa nostálgica. Su perro de aguas, de ojos de oliva arremetió contra su pierna. Llevaban demasiado tiempo parados delante de la librería.

jueves, 30 de octubre de 2014

lunes, 27 de octubre de 2014

ENTRETIEMPO

Todas las hojas de los álamos yacían, amarillas e inertes sobre el suelo. Los esqueletos grises expuestos a la intemperie recibían  los tenues rayos de sol, los mismos rayos que el día anterior luchaban por abrirse paso entre las hojas de blanco envés.
El parque parecía distinto, sin embargo, estaba tan concentrada en la conversación que de no haber sido por ese pájaro que vino a dejar un regalo sobre su camiseta de entretiempo, nunca se hubiese dado cuenta...¿o sí?
Recordó entonces lo poco que le gustaba este tiempo de entretiempo, sus pies encerrados después de días y días de correrías por la arena. Su piel presa de la tela y sus ojos cubiertos de esa fina película
que dejan los días de sol incierto.Se levantó de aquel tronco que le había servido de asiento. La conversación había terminado. La tarde también.

domingo, 26 de octubre de 2014

EN POCAS PALABRAS

Algunos dicen que doscientas palabras son pocas para contar algo, que quizá puedan quedar detalles sin explicar, que el interlocutor puede perderse en el camino y no llegar a descubrir qué quisiste decir.
Dicen que cincuenta palabras son una nimiedad y que con tan poca enjundia acaso si puede esbozarse el sentimiento.
Dicen que veinticinco palabras es el balbuceo necesario para calentar la boca y ejercitar el cerebro, que detrás de ellas el discurso sale solo.
Dicen, dicen, dicen, siempre diciendo, eso es lo que agota el lenguaje y hace extenso el texto.
Solo dos palabras y se desató un vendaval de besos.
El silencio fue el único que siguió hablando.

martes, 21 de octubre de 2014

PREVENIR PARA NO TENER QUE CURAR

Alguna vez te habrá pasado que alguien te ha dicho que te quiere justo cuando has decidido poner tierra de por medio. Seguramente durante largo tiempo estuviste ilusionado esperando esa palabra que te confirmara por fin que el sentimiento era mutuo. Quizá la rutina de los días venció a la inquietud y la presteza del enamorado y se esfumaron las lisonjas y se espaciaron los besos.
Si estás ahí, en ese impasse en el que estás pensando emprender un nuevo camino, asegúrate de que has hablado su mismo idioma no sea que habiendo crecido en distintas costumbres, también la forma de expresión se haya visto afectada...
...Y tú, asegúrate de que no irás corriendo tras él para decirle que lo quieres cuando ya no haya remedio. Es muy probable que ese te quiero a destiempo solo sirva para destrozarte, él ya lo estaba, si no, a lo mejor se hubiera quedado para siempre.

lunes, 20 de octubre de 2014

PASEANDO

El mismo calor. La misma vida y, sin embargo, el tiempo ha pasado sin pedir permiso. ¡Qué mal educado!

domingo, 19 de octubre de 2014

ANTICICLÓN

Me encantaría bailar contigo bajo la lluvia pero vino el anticiclón y se quedó a vivir aquí. De todos modos, bailamos.

martes, 14 de octubre de 2014

MICROCIUDADES

CIUDAD COHERENCIA

Lucharon hasta sangrar por cada poro, se miraron sabiendo que nada tenía sentido si no podían sonreír. Lloraron hasta quedar limpios  y luego, sonrieron.

CIUDAD MILAGRO

Nunca hubo hambre, el amor no lo permitió. Dijeron que era un milagro. No se equivocaron. El amor es un milagro.

CIUDAD VIDA Y COLOR

Sin más energía que la del sol, el cielo reflejaba  el color de las flores. Sin más actividad que la de las abejas libando, la lluvia adquirió sabor a miel.

DORMIR O NO DORMIR

Me quita el sueño saber que personas a las que quieres están tristes. Seguramente su tristeza se irá antes de que el sueño sosegado llegue a mí. Rituales y meditación no sirven cuando por el corazón pasa la sangre acelerada. Una sonrisa a tiempo, el perdón sincero, el abrazo fraterno, eso sí, eso es un buen bálsamo para dormir.

jueves, 9 de octubre de 2014

CUENTO PARA DEMÓSTENES

Erase una vez una mente inquieta dentro de un cuerpo humano. Erase una vez un corazón en ebullición dentro del mismo cuerpo.
 La mente quería sobrepasar los límites de la realidad pero el cuerpo humano le recordaba quien era.  El corazón quería latir a la velocidad del rayo pero el cuerpo humano le acotaba el sendero. Cada vez que la mente y el corazón, cómplices y eufóricos, se creían invencibles y casi sobrenaturales, el cuerpo hablaba y con sus sonidos provocaba dolor.  La realidad es que el cuerpo humano utilizaba ese arma como mecanismo de defensa para recordar al hombre que ante todo y sobre todo era humano y, por tanto, limitado.

miércoles, 8 de octubre de 2014

JUAN


Apoyados en un banco de la plaza lo esperan impacientes. La brisa mediterránea envuelve sus ilusiones y alborota sus cabellos.
 - ¡Ahí está Juan!- gritan al unísono.
Asomada a la ventana, una mujer agita su mano pero  tan emocionados están que no reparan en el gesto.
Cuchichean repasando sus planes. No quieren ser vistos, ni que otros ocupen su sitio. Conocen el lugar en el ser espectadores de primera fila.
Desde la puerta sienten que en el interior bulle la vida y huele a calamares fritos. Ya han cenado pero con diez años, la palabra hartura no forma parte de su código lingüístico. Se tocan los bolsillos abultados y continúan su camino. La noche es suya y es mágica. La noche es de cine.
Trepan sin orden y se encaraman en el árbol más frondoso del parque, para ver sin ser vistos.
Contienen la respiración y dejan de mascar para no perder detalle. Sus ojos brillan y sus pupilas se dilatan.

Mientras sacude sus pantalones para que su madre no le ande preguntando donde ha estado, Juan piensa en que mañana, cuando salgan al patio, también correrá  girando en sentido inverso. Aunque pequeño aún, sabe muy bien lo que quiere.

jueves, 2 de octubre de 2014

TRUENO DE OTOÑO

Un rayo se ha hecho protagonista del momento iluminando la ventana. Más tarde ha venido el trueno. He contado y multiplicado, por dos, los números... la tormenta aún queda lejos.
Mi espíritu está en calma y quisiera quedarme aquí llenando las hojas de palabras que compongan frases y de frases que resulten versos. Quisiera permanecer aquí hasta que los truenos de la noche anuncien el nuevo día... y esperarte.
Sin embargo... mejor me acuesto y soñamos el rayo incesante de la vida.

DESEO CUMPLIDO

Todas las tardes salimos juntas y  nos contamos nuestras cosas. Es lo que quise siempre, salir con ella y pasear por las calles presumiendo de sus ojos y su pelo y que ella presumiera de algo mío. Mirar un escaparate, encapricharnos de algún artículo,cuchichear en el autobús, mojarnos cuando lloviese, agitar nuestro pelo al sol y llenarnos del color de la vida.
Ahora, todas las tardes salimos juntas, nos miramos a través de la atmósfera y enseguida captamos esa nota en la voz que delata un disgusto o una tristeza, hablamos, hablamos y al final solo permanece la sonrisa y... sus ojos que lo iluminan todo.

miércoles, 1 de octubre de 2014

SOLILOQUIO DE DIARIO

No se qué hago aquí conversando con los números primos, los amigos, los abundantes y los defectivos, si yo lo único que quiero es acurrucarme a tu lado y dejar que el sueño nos envuelva. No quiero ni pensar que esos números tomen forma y aparezcan. Si estando despierta ya me cuesta descifrar las expresiones en las que se combinan, no se que sería de nosotros acorralados entre diferencias, sumatorios e integrales.
Yo solo quiero sacar cuentas de los minutos de estar juntos y jugar con la magnitud de los besos. No hay escala métrica ni sistema internacional que pueda medir este sentimiento.

martes, 30 de septiembre de 2014

27 DE SEPTIEMBRE

Sentado en un banco de tu ciudad sientes como la brisa se posa en tu cuerpo. Te envuelve y te besa. Te reconoce en el niño que corre tras un balón y el joven ávido de nuevas experiencias.
La brisa no entiende de edades y por eso para ella eres siempre el mismo. La brisa no entiende de prisa y se detiene para colmarte de caricias.
Podría pensarse que es la brisa la que mueve la hojarasca pero no sería extraño que fueran los árboles los que, poniéndose de acuerdo, agitan fuertemente sus ramas para mecer a la brisa, cantarina y resfrescante.
Sentado en un banco de tu ciudad, acunado por la brisa ves como las hojas una a una se van desprendiendo lentamente de sus ramas y, planeando en el aire, caen a tus pies y reposan por fin formando una extensa alfombra cobriza y herrumbrosa.
A través de la brisa y del tiempo me miras y yo, mirándote te siento como antaño, como siempre, con los ojos llenos de niñez y el corazón rebosante de vida.

martes, 23 de septiembre de 2014

Y CON EL OTOÑO... EL COLEGIO


OTRA VEZ EL OTOÑO

De nuevo el otoño. Las hojas abandonaran sin reparos los árboles dejándolos mudos y atónitos. Una alfombra colmada de ocres, naranjas, amarillos y verdes decolorados se extenderá ante nuestros ojos ávidos de arco iris. Me darás la mano para saltar por encima de los charcos recién formados y te besaré de nuevo. más besos en esta estación que comienza. El beso de todas las estaciones.
Nuestros cuerpos desnudos se anudaran como esas ramas recién abandonadas pero a diferencia de ellas no tendremos que esperar la primavera para florecer. También en el otoño es posible la vida.

UNA MUJER

Su rostro era el de una niña que se resistía a envejecer. Su cuerpo rechoncho, la vasija insondable del amor, su mirada la pasión y el misterio. Su risa, la vida.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

EN COMPAÑÍA (Fluminus Barraeca)

De sobra es sabido que tengo simpatía por los animales... y ellos por mi también ¿eh?
Cuando era pequeña, al volver del colegio tenía que atravesar un caminito interesante: la vía, un puente sobre el río Albarregas y un trozo nada despreciable de camino asfaltado. No era raro encontrar perros por todos lados, perros que paseaban solos, libremente, sin bozales ni correas, sin dueños. Reposaban a la sombra o al sol según  la estación y levantaban sus cabezas cuando por su lado pasaba un transeúnte.  El instinto, ya se sabe.
Tenía por costumbre saludarlos, un hola a tiempo les hacía elevar sus ojos y disparar su cola que se movía en señal de alegría.
Cuando miraba hacia atrás ahí estaban, levantados y dispuestos a acompañarme a mi casa.
Ahora, cualquier perro que se precie tiene un amo que lo cuida y lo acompaña en sus paseos aunque a veces no se sabe muy bien quién acompaña a quién.
Ahora, aunque algún día pueda decir hola, ellos no necesitan seguirme porque nunca están solos. Yo, tampoco.
En la tarde, la música de un saltamontes, "El Saltamontes", llena de notas evocadoras cada rincón de mi casa y de mi corazón. Música diseñada para pasarlo bien y para ser compartida, eso dijo el conductor de El Saltamontes y yo lo confirmo
.

martes, 16 de septiembre de 2014

LA TÍA MANOLA

La mayor expresión de libertad atravesó contrariada las puertas del asilo. Aún llevaba sus sempiternos tacones y un pañuelo floreado al cuello.
Como una colegiala novata y asustada comenzó el nuevo curso con horario restringido.
Se acabaron las mediodías en los bancos del parque. Se acabó compartir las migajas con las palomas. Se acabó la vieja revista del corazón entre sus manos y su pelo al viento,
se acabó.
En una habitación con el río de fondo se acurrucaron todos sus sueños de niña senil.

domingo, 14 de septiembre de 2014

LLOVIZNA ESTIVAL

La temperatura era tan alta que le estaba dando pavor subir a la azotea a recoger la ropa, sin embargo, pensó, las sábanas deben estar más que listas, así que armándose de valor subió de dos en dos  las escaleras y recogió el algodón azul con prisa. 
No había depositado aún la última en su cesto de mimbre cuando sobre su cabeza se proyectó una sombra que le dio un respiro. Alzó los ojos y vio que era una nube pequeñita, pequeñita, la que  desafiaba al astro gigante.

La llovizna inicial que resbaló tímidamente por su rostro fue muy bien acogida, sin embargo, en cuestión de unas horas, el agua subía dos palmos por encima del plinto del patio. La gota fría volvía a visitarla.

AMOR EN VERANO

Y como aquellos de la canción de Manolo García, caminamos envueltos en el fogón de verano… sin embargo,  a diferencia de ellos, nosotros no estamos obstinados en lo imposible porque todo es factible y oportuno cuando estamos  juntos. El calor del verano no es un impedimento para saltar a tus brazos, ni tampoco para que ellos me acojan.  Eso sí, derretirnos, nos derretimos antes.

jueves, 11 de septiembre de 2014

FOTOGRAMAS

Tumbada sobre la cama con la mirada perdida en ningún lugar, me entretengo examinando las imágenes de nuestra vida juntos. En fotogramas correlativos, tu cuerpo y el mío, ajenos a la hipotética cámara expresan en silencio la vida cuajada de semillas.
Tumbada sobre la cama, relajada, despreocupada, toco, juntando mis labios el último beso, o el penúltimo que dirían los supersticiosos, que sabe a mar reciente. Estiro los brazos y te toco.

martes, 9 de septiembre de 2014

NOSTALGIA

Me muevo bien  pero soy un ente perdido en medio de un espacio que aún no conozco del todo. Mis raíces abarcan tantos lugares que a veces apenas pueden sostenerme.
Como, bebo, duermo… son costumbres del cuerpo. Mi alma es otra cosa.

¿Estoy triste? ¡Qué va! solo  es nostalgia y
que todos los abrazos  los doy en sueños, hasta ese día tan esperado en que todos los afectos se materializan, entonces, mi cuerpo y mi alma vibran al unísono.

SUPERLUNA

Te quiero besar mientras nos mira y luego, mirarla a ella mientras me abrazas y me haces cosquillitas con tu barba de diario.
No hace falta que haya una superluna para veros pero bueno, ya que está...

MÙSICA Y LETRA


Si pudieras atravesar el tiempo. Si yo fuera dueña del espacio seríamos siempre uno.
Baje las escaleras buscándote y no estabas.
El silencio infinito quiso atraparme pero chasqueé mis dedos y sonó la música. Allí nos encontramos, entre corcheas, redondas y semifusas.

lunes, 8 de septiembre de 2014

MARIPOSARIO VITAL

Las mariposas de la incertidumbre se instalaron también en su vientre proclamando a los cuatro vientos su estado. Revoltosas y felices provocaron el vómito interminable de la embarazada. En el último instante aprovecharon la salida del infante y sobrevolaron su cabeza impoluta de blandos huesos. Lejos de lo que podría pensarse no eran ni rosas, ni azules. El arco iris más luminoso apareció en sus ojos cuando tuvo el privilegio de contemplar la criatura.









Era su primer día de colegio y no había podido dormir ni tampoco desayunar. Las mariposas de la desazón agitaban su pequeño cuerpo.

Lloró incansablemente cuando se cerró la puerta y dejó de ver el rostro de su madre.







.
Con la maleta llena de libros saltó ágilmente del tren.
Las mariposas de la ilusión se quedaron a dormir en su cama mientras ella devoraba letras con los ojos empequeñecidos por la luz precaria del sempiterno flexo de metal verde.
Miraba al mar cuando lo vio, en sus ojos había música. El silencio ensordecedor se rompió y la luz se adueñó de sus cuerpos que, vibrantes, atravesaron la estela infinita del tiempo.
Las mariposas del amor anidaron en cada curva y cada hueco y con su batir de alas inquieto llenaron de risa las horas









Miraba por la ventana y, como la mujer en el cuadro de Dalí, no era real ya que su mente no vivía acorde con el tiempo. Confundía los rostros presentes con los pasados, los conocía a todos pero a ella,
nadie la saludaba.

Las mariposas de la soledad, estampadas en su vestido de domingo, esperaban una orden para batirse en retirada.






.

martes, 12 de agosto de 2014

EL ALFARERO

Murmuraban sobre su vida convencidos de que su felicidad era producto de su imaginación. Su cuerpo era como la arcilla y podían adivinarse en él las manos de su alfarero. Su piel exhalaba la humedad de los besos que él le diera.

El recelo les movía a pensar que todo era un engaño que él urdió por interés y ella creyó por conveniencia. En realidad lo que anhelaban era dejar de ser roca pétrea y sentir la caricia del alfarero.

REVELADO

Detrás de aquella minúscula mesa vestida  de crespón amarillo con grandes flores azules, el adivino la esperaba con las cartas en la mano. Aún sin barajarlas miró más allá de su rostro y expuso solemne: no has venido sola, un ser inmaterial te acompaña.
Ella sonrió complacida pues  había sentido muchas  veces la brisa fresca en su piel, esa tan diferente de la que produce el aire atmosférico.

El hombre salió un instante y ella aprovechó para inmortalizar con una fotografía aquel momento. De vuelta a casa la descubrió. Como ella, miraba y sonreía a la cámara.

lunes, 11 de agosto de 2014

SELENITAS

Detrás de la montaña y como un gran sol, asomó un poco su cuerpo que lucía extraordinario, tan luminoso que pareciera que su luz era propia. No sé que hicieron otros pero yo dejé de cenar y esperé a que se mostrara totalmente. Como mirar a los lados no me servía de mucho, me concentré totalmente en ella y ella me devolvió, como si de un espejo se tratara, el rostro de los que amo: Demóstenes, Lunita, Franela, padres, hermanos, amigos y tú mi bello durmiente, danzábais como selenitas celebrando la fiesta de la superluna, luego, y muy a mi pesar, cerré la puerta y dejé que otros buscaran en ella sus sueños.

CONTANDO LOS SEGUNDOS

Nunca quiso un reloj, ni siquiera ahora  que contaba los segundos para amarlo. El tic tac de su corazón era suficiente aunque de sobra sabia que a veces atrasaba, tosía un poco y volvía a funcionar la maquinaria de su cuerpo cansado.

PENSAR

Uno nunca sabe si lo que piensa es genuino, auténtico y original o solo es la prolongación del pensamiento de los demás.
Subí las escaleras y escuché su respiración. Quise ver su rostro y mirar sus ojos para ver qué pensaba. Seguramente solo querría comer, era la hora, sin embargo, en mi cabeza revolotearon miles de pensamientos, unos más coherentes que otros. Luego se hizo el silencio y dejé de pensar porque los pensamientos no hacen ruido pero a veces, rompen la paz.
.

martes, 5 de agosto de 2014

MELÓN Y BESOS (HISTORIA DE LA LUNA DE MIEL)

Decidieron no salir, era muy tarde y el camino estaba oscuro. Quizá fuera el mejor día para admirar las Perseidas, sin embargo, el día de San Lorenzo ya había pasado y tanta lágrima no era posible ni siquiera para un santo.
Ella,  sentada frente a él escribía notas en los márgenes de una hoja garabateada. Él, como un pinchadiscos experimentado, probaba una y otra melodía, mirándola luego y esperando su sonrisa aprobatoria.
 A ella le encantaba que él la llamara y le pidiera opinión sobre sus hallazgos musicales. A él le gustaba que ella lo besara incansablemente. Él era su son y ella era su enredadera y como tales bailaban entrelazados sin prestar atención al tiempo, cuando la luna, no pudiendo consentir tanta dulzura sin estar ella presente, salió urgentemente de su casa,  decidiendo de manera impulsiva, mostrarles a esos dos su cara oculta.
Cuando los novios la vieron frente a su ventana se estremecieron de gozo ante tamaño prodigio y desearon que compartiera con ellos la mesa. La luna solo quiso melón y ellos se alimentaron de besos.