Traduciendo los sentimientos

miércoles, 28 de noviembre de 2012

HIEDRA Y LA LUNA

Quiero contarte un cuento en esta noche en que la luna está preciosa, tú me lo has dicho hoy.

Hiedra era su nombre y vivía en una casa empedrada. Una noche sin saber porqué salió a la calle a buscar la luna. Miró a un lado y otro y por más que sus ojos escudriñaron el firmamento no encontró rastro del satélite. 
Un gato de canela miró a Hiedra interesado, bien sabía que era ella la que dejaba, de vez en cuando, unas raspas de pescado entre unos derrubios cercanos. Él, que como buen felino, tenía un sexto sentido además de siete vidas, se dio cuenta de que sus manos en los bolsillos, no podían portar otra cosa que no fuera frío. Era noviembre.
De cualquier modo se acercó a ella y como si supiera lo que estaba buscando, se sentó a su lado y alzó su mirada al cielo. 
Vistos desde aquí están muy graciosos, mirando, sincrónicamente la cabeza a un lado y otro en busca de la misteriosa luna.
Después de la infructuosa búsqueda, dieron media vuelta y ella sobre sus dos pasos y él sobre los cuatro suyos, abandonaron la esquina en la que se habían situado. Hiedra lo miró al entrar en su casa. Él vivía dos puertas más arriba.
Después de echar la llave se quedó pensando un momento tras el cual volvió a salir. Se diría que a él le ocurrió lo mismo porque cuando ella ponía el pie en el último peldaño, el balanceaba su cola erguida y sinuosa por la acera, caminando en su dirección. 
Sin que les uniera ni tan siquiera un gesto cómplice, caminaron  en paralelo y se dirigieron al parque. 
Sentada en un banco y acurrucada tras su bufanda, Hiedra insistía en su búsqueda. El gato subido a la cima del tobogán estiraba el cuello hacia el firmamento. Tan empleado estaba en su vigilancia que contra todo pronóstico, perdió el equilibrio y resbaló acelerado por la pendiente del caharrito metálico. Hiedra salió de su ensimismamiento al escuchar el chillido agudo y pertinaz del minino y no pudo más que reír al presenciar tan cómica situación. No obstante corrió hacía el tobogán, llegando justo a tiempo para evitar que el animal se estrellara contra el suelo. Lo apretó contra su pecho en un movimiento instintivo, su corazoncito latía agitado. Permanecieron largo rato abrazados al lado del tobogán pero un reflejo misterioso rompió la ternura del momento. Allí, en un charco cercano, la luna sigilosa bebía el agua de lluvia recién caída. 

martes, 27 de noviembre de 2012

MÚSICA PARA VIVIR

Está limpiando y canta.
Siempre canta. La he visto mover los labios mientras camina por la calle.
¿Habla sola?
No, no. Canta
¿Y cómo lo sabes?
Creo que no es consciente pero su cabeza se mueve un poco, como si llevara el ritmo.
Tú ves cosas donde no las hay.
Estoy segura de que canta. Mientras riega las flores tarareara, se oye desde mi patio, a veces, interrumpe el canto y habla.
¿Habla?
Si, creía que hablaba sola, pero no, habla con los pájaros.
¿Y eso no es hablar sola? ¿Es que los pájaros la entienden o le responden?
Responderle no, pero vienen y van y se alborotan y se asoman. Creo que si.
¿Qué crees?
Que la entienden, eso creo.
Mírala, por ahí va. ¿Ves como mueve los labios? ¿Ves como su cabeza se mueve?
Pero es temprano para cantar. Sólo son las cinco y diez.
Si, a ella le da igual la hora. Canta y sonríe. Siempre lleva puestos esos auriculares.
Claro, porque ahí llevará la música, si no, de qué iba esa a saber tantas canciones.




lunes, 26 de noviembre de 2012

ESCUCHA CON EL CORAZÓN

No le interesaba nada de aquella conversación asi que abandonó la sala y fue a un lugar en el que estar sola.
Después de un rato de silencio sintió que echaba en falta un poco de bullicio, alguna cara conocida. Sacó su agenda llena de nombres escritos en distintos tiempos de su vida y a cada nombre le puso cara.
Los años pasan pero las personas no cambian, le habían dicho siempre, sin embargo, ella si había cambiado. Se había vuelto más silenciosa, más razonable y menos impulsiva. Las dos primeras cosas le gustaban pero la tercera no le acababa de convencer porque era casi una imposición. En un momento de su vida sintió que para algunas personas ser impulsiva era sinónimo de ser ligera y en muchas ocasiones confundieron los términos y las intenciones.
Sin embargo, seguía intacta en ella la impotencia y la rabia que se acumulaba en su interior cuando detectaba en su entorno a alguna persona sorda de corazón, esas que no se enteran de nada de lo que ocurre a su alrededor, las que están al tanto de las noticias más recientes y siguen las corrientes filosóficas más innovadoras, las que conocen el nombre de los miembros del gobierno, aunque este acabe de instalarse en el poder, las que pueden repetir detalladamente incontables cifras, las que entienden del mundo financiero  y conocen cuánto ha costado el último proyecto espacial, esas que pueden aportar datos históricos e ilustrar con detalle cualquier batalla y sin embargo, desconocen lo que ocurre en su entorno más cercano, en qué curso están sus hijos, que música les gusta, quiénes son sus amigos o por qué motivo le hablan cada vez menos. Desconocen si aportan felicidad a su pareja o si ella preferiría hacer su vida en solitario. Por no saber, no saben si su vida es algo más, que la representación escénica de lo que un día urdió y cuadriculó su mente.
Cerró la agenda después de tachar un nombre y un número de teléfono. En eso también había cambiado, se había vuelto más selectiva y no quería sordos de corazón en su vida.

LUNES

Es difícil engañar a los sentidos cuando me levanto y todo es silencio. Tengo tu sonrisa, tu abrazo, tu amor, les digo y durante un rato acceden a no protestar.
Me emociona tu amor tanto cómo me hace cabalgar tu ímpetu.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

FUTURO IMPERFECTO

Serás una mariposa de alas coloridas, grácil en tu movimiento y con un rastro de esencia de lavanda. Serás libre y serás muy ágil, no sentirás el dolor ni el peso de las horas sobre tu alma. Estarás siempre rodeada de los seres de tu niñez con los que bailarás danzas de todos los mundos. Libarás el néctar más dulce y dormirás sobre los pétalos de la flor más bella. Te envolverá el azul límpido del cielo y te recostarás en la nube más mullida. Beberás del rocío y de la boria y recorrerás todos los horizontes que tu corazón abarca. Te sentarás sobre el acantilado más abrupto y contemplarás incansable tu obra. Me besarás como cada día y me salvarás de la soledad y el miedo.

martes, 20 de noviembre de 2012

CONTIGO, CON SUEÑO

Me despertó un crujido seco. Pensé que era la cama y me desvelé, no fuera a romperse ahora. Me moví hacía un lado y otro y el sonido no volvió. Cuando me iba quedando dormida de nuevo, escuché muy quedo el crujido. Supe entonces que no era la madera sino mi corazón que se estremecía de ausencia.
Ignorando su lamento me acosté en tu lado de la cama y me invadió el sueño de la despreocupación, ese que hace tan feliz y es tan cálido.
Hubiese querido que el despertador fuera nuestro aliado y por un día enmudeciera.

sábado, 17 de noviembre de 2012

EL SIGNIFICADO Y LA CONNOTACIÓN

Según el diccionario, novio o novia, es la persona que mantiene una relación de amor con otra, con la que tiene intención de casarse o de vivir en pareja.
Es curioso ver como esa palabra, en la realidad se aplica de manera muy diferente según la edad de las personas que son novios.
No existe ningún problema y es muy normal utilizarla con cariño e incluso con admiración en personas jóvenes. Sus padres dicen orgullosos:
Mi hijo tiene una novia muy simpática y muy guapa.
Mi hija tiene un novio muy formal.
La cosa cambia cuando la persona que dice tener novio ya no es tan joven o ha salido de una relación anterior, en ese caso, es muy frecuente escuchar, en tono casi despectivo:
Anda con una, que dice que es su novia.
Está contenta porque se ha echado un novio.
El significado sigue siendo el mismo porque esas personas también se aman, como aquellos jóvenes de los que sus padres se enorgullecían. Es hasta posible que se amen más precisamente porque la edad o el pasado les ha convertido en adultos que saben apreciar, en la mayoría de los casos, lo que la otra persona aporta a su vida.
Es muy probable que se conozcan mejor a sí mismos y sepan más de sus errores pasados por lo que cuando son novios, o novias de alguien, lo son sabiendo a dónde van.


jueves, 15 de noviembre de 2012

ROMPIENDO MOLDES

No hace tanto tiempo, sólo era 1962 cuando la censura llegaba a la música y al baile. Después del rock, desmelenados los jóvenes y los no tanto, moviendo sus brazos al más puro estilo de alguna Fender de calidad pasaban las tardes en garajes o sótanos intentando cuajar un grupo que les sacara de la pobreza.
Después, cuando más descuidados estaban llegó el Twist y ahí se le rompieron todos los esquemas a los censores españoles. He escuchado recientemente de una persona documentada que la música de Twist estaba prohibida en la radio, que no la venta en discos. Se trataba de que si querías comprar el disco nadie te lo impediría, en tu casa el censor era tu padre.
 Lo que no era permisible bajo ningún concepto es que la radio nacional, se hiciera eco de semejante ritmo que atentaba contra el sentido del decoro y a decir de algunos médicos, podía traer consecuencias nefastas para la salud de los bailarines. Así mismo muchas personas tachadas de cultas y respetables, lo consideraban inapropiado e incluso en algunos países extranjeros  condenaron esta forma de bailar.
Claro, no es de extrañar cuando a esas mentes tan retorcidas llegan las siguientes instrucciones:
El twist se ejecuta con los pies quietos, moviendo principalmente la cadera y el pecho ¡Qué escándalo, qué perversión!
No conozco una actividad más liberadora y que me haga sentir mejor que un buen movimiento de cuerpo al ritmo de la música: Twist. Rock. Samba o al estilo libre que es el más creativo.
No conozco ningún brebaje simple o combinado que produzca una sensación de euforia tan especial como el baile, cuanto más te  muevas, más endorfinas se liberan y más felicidad rebosas.
No hay duda de que el mejor remedio para combatir la melancolía de las tardes grises y aciagas es bailando, ni siquiera hace falta compañía. Twist o rock, libre o con estilo, el resultado es inequívoco, cara de felicidad y relajación absoluta.
¡Qué suerte que nadie coarte la capacidad de movimiento y el arte que desprenden los cuerpos que se dejan mecer por la música! ¡Qué suerte vivir danzando!

martes, 13 de noviembre de 2012

LOBO LÓPEZ

Si Lobo López rondara estos lares, se extrañaría muchísimo de los días tan lluviosos que asolan el Mediterráneo, a él que le gusta citarse con caperucita en el bosque pleno de sol y de flores.
¿Qué haría hoy?¿ Expresaría por fin su amor y sus intenciones en alguna cafetería de corte romántico o como tantas otras veces tragaría saliva y se guardaría sus sentimientos para no mostrar debilidad?
Quizá es que el lobo López también es de Marte y caperucita ¿de venus?
De cualquier forma, de rojo no iría ella, que hay que innovar. Tal vez un azulón a juego con los días, plenos de nubarrones a punto de reventar.
Coqueta y romántica lo miraría con sus ojos expectantes esperando que él la deleitara con alguno de los episodios vividos en los frondosos bosques de su infancia. Lobo López que se las sabe todas le diría que desde la conoció se ha convertido en un lobo bueno.
¡Cómo negarle su frasco de amor!



https://www.youtube.com/watch?v=8xhQyvQB55E



viernes, 9 de noviembre de 2012

A MIS BACHILLERES

Cuando era pequeña me costaba concentrarme en los libros. Me costaba enterarme de lo que leía y a veces, muchas veces, a la hora de contestar un examen me salía por la tangente.
Cómo imaginar que la vida me llevaría a estar todo el día con los libros sobre la mesa. Ahora hasta me resulta fácil leer un párrafo e interpretar qué quiere decir. Es cierto que sigo siendo muy lenta para algunas cosas pero a fuerza de leer, leer y leer para poder transmitir, estoy aprendiendo muchas cosas, incluidos los métodos de estudio.
Hoy llegaron a mi aula unos alumnos. Acababan de hacer un examen y los ojos de algunas chicas estaban enrojecidos por el llanto. No lloraban de pena, lo hacían por rabia, por estudiar horas y horas y  que eso no les de los frutos que esperan recoger. 
¡Ay! me digo y viene a mi mente mi época de estudiante. 
Mis padres, sobre todo mi madre, son testigos de las infinitas horas que pasaba delante de los libros leyendo y releyendo el mismo párrafo, porque mientras lo leía no me concentraba en su lectura sino que pensaba en lo que llenaba mi vida, en qué haríamos cuando saliéramos en pandilla, en ese chico que me gustaba, en lo que me pondría para salir, en adelgazar un poco, en sentirme guapa...
 Imposible avanzar en el estudio cuando todo lo que se me venía a la cabeza era mucho más importante que aquellos folios que hablaban de Kant o de la Guerra de la Independencia, de las rosa- rosae de no sé qué jardín, de las derivadas y los logaritmos, del Español en América, de cómo se forman las rocas magmáticas y de muchas otras cosas que iban subiendo de nivel a medida que yo pensaba en cómo celebrar la fiesta de mi próximo cumpleaños.
 La sistemática bacteriana, las características de las Crucíferas, el calor específico del hierro, la ley de Ohm, la Drosophila melanogaster, el Sistema Apud, la actina y la miosina, el principio de Estratigrafía, la serie de Bowen, la enzima Rubisco, el telson y el trocánter, las Natural Killer...
Tantas y tantas cosas que al final, después de muchas constancia y optimismo conseguí algo importante:
Sentarme delante de unos apuntes, examinar los gráficos de un libro, entenderlos y a veces, hasta sacar conclusiones interesantes.

jueves, 8 de noviembre de 2012

NOVIEMBRE

Noviembre es un mes eterno y la vida es casi bella, dice la letra de esa canción que me persigue desde hace años.Su letra encaja hoy perfectamente con mi música.
Todo está en silencio. Hace horas que encendí la luz. En las casa, las persianas están cerradas a cal y canto. El índice de humedad tan alto que ahoga mi corazón.
Hay motivos suficientes para ser feliz y sin embargo, la vida, hoy, es casi bella.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

YA SE

Vine porque te quiero y me quedo porque nos queremos. Aunque llueva y el cielo esté tan oscuro, acierto a  escuchar tu risa y a sentir tus besos a través del gris infinito. Por encima de todas las nubes está el sol. Esperándonos.

martes, 6 de noviembre de 2012

NOTAS DE PIANO

Sentados en torno a un vaso escuchábamos música en directo. No podía dejar de sentirme nerviosa, impaciente por besarte. Las notas me embriagaban más que el líquido acaramelado ondulante en el cristal.
Un sinfín de pensamientos atropellados recorrían de lado a lado mi cuerpo exteriorizándose en el rubor de mis mejillas.
Sonreíste curioso y acariciaste mi pelo. En tu mano viajaban implícitos el sentimiento y la complicidad. Supe, al observar tus labios que también tus pensamientos te hacían vibrar aunque tu pulso no te delatara.
Elevamos las copas e hicimos que chocaran tímidamente, para no alterar las notas del piano, para mantener nuestra pasión a salvo de miradas ajenas.

TARDES DE RADIO

Buscaba en el libro de biología un invertebrado que me sirviera para ilustrar mi clase, cuando acertó a pasar por delante de mi " Saltamontes "
Llevaba atuendo otoñal y sus patas traseras esbeltas y gráciles prometían un recorrido de ensueño.
Aparqué por un momento el trabajo para perderme en la voz cadenciosa de Norah con la que me identifiqué cuando en un susurro pidió ¡Ámame!
Temí por la vida de saltamontes cuando apareció el gato de mil novecientos setenta y seis, rotundo e inequívoco, pero lejos de enredarlo entre sus patas y zarandearlo, le invitó a entonar la melodía de todos los tiempos.
Entre "lobo" y "saltamontes" se ha despedido el día en este pueblecito donde vivo al lado de las lechugas.
Con mi flexo barato iluminado los exámenes salpicados del rojo que señala el delito o la insuficiencia de conocimiento, cierro los ojos y me dejo mecer por la voz de Horace en esta tarde de noviembre. Mi cuerpo no se mueve pero se embriaga mi alma, animada por las notas que hacen vibrar la piel del tambor de mi oído
http://www.rtve.es/alacarta/audios/saltamontes/



lunes, 5 de noviembre de 2012

NUESTRA CASA

En la carretera pensaba en ti, en tu voz, en tu imagen, en tu abrazo.
Lucía un sol tímido agazapado tras las nubes. Los fresnos vestidos de ocres, naranjas y amarillos recortaban el algodón grisáceo del cielo.
Me pregunté varias veces en el camino cómo habíamos llegado a este lugar, me lo pregunté porque me gusta recordarlo. 
Muchos de los letreros indicadores apuntaban hacia sitios que nos ayudaron a crecer en el amor. Todos tienen un color especial y ninguno se parece al otro. Todos tienen un sonido y una caricia.
¿Hay tantas caricias? las hay.
Inmersa en estos pensamientos y vivencias atravesé los últimos kilómetros, esos en los que se termina la autovía y la carretera se asemeja a los meandros de un río. Aquellos en los que hay que quitar el pie del acelerador y ponerlo con pericia en el freno. Allí donde la primavera se tiñe de rosa almendrado.
Llegué a casa y sentí la nostalgia de los que dejé atrás y la alegría de estar en nuestra casa. Abrí la puerta y puse música, para escucharte entre sus notas, para bailar entre tus brazos. Justo entonces llegaste y me colmaste de caricias.

domingo, 4 de noviembre de 2012

SIETE PROVINCIAS

Es increíble, pero en siete horas, he pisado suelo de siete provincias, de tres comunidades distintas y todo, acomodada en mi "polito" blanco.
Me gustan tan poco los coches que puedo ver cientos de veces el mismo y al final no saber el color exacto ni la marca. Es más, puedo reconocer el coche de una persona con la que tengo un contacto estrecho y después ver otro de la igual marca y no darme cuenta de que es el mismo.
Por motivos de trabajo un día decidí acercarme a la autoescuela y me lo tomé, muy pero que muy en serio. Pensaba, antes de hacer las prácticas, mientras estudiaba la teoría que nunca podría soportar estar dentro de un vehículo atravesando carreteras. Me imaginaba que sería como un picapiedra que acabaría sacando los pies por abajo para frenar en seco. Creía firmemente que a la primera de cambio y ante algún atasco imposible me bajaría del auto dejándolo en medio de un cruce de grandes avenidas, sofocada e infeliz.
Todo cambió de color cuando aprendí a poner los pies sobre los pedales y de forma mecánica mi encéfalo empezó a integrar las ordenes y las acompañó con el baile de pies.
Tengo que reconocer que mis primeros días de conducción fueron de un estrés absoluto y cuando terminaba el trayecto, al bajar del coche, se ponía de manifiesto ese setenta por ciento de agua que somos y casi podía escurrir mi ropa.
Ah, donde quedaron esos tiempos de terror y de incertidumbre ante el volante.
Le he encontrado el lado positivo y el miedo, que no el respeto, se ha volatilizado
Poder recorrer caminos para reencontrarme con los seres que amo. No conozco otra forma mejor para desplazarme.
Qué si, que el transporte público está genial pero ¿qué transporte público está aparcado a la puerta de tu casa?¿En qué transporte público puedes ir cargando el equipaje con tranquilidad y sin empujones?¿Cuál te permite parar en el medio de un precioso paraje sin prisas?
Gracias a mi coche me rodeé de los míos estos días... y ha sido como si el tiempo no hubiese pasado porque en realidad el tiempo del corazón nunca pasa y todos las vivencias que han hecho crecer el amor siguen intactas. Cuando una mirada lo expresa todo y en un abrazo se puede sentir el dolor y la risa del ser que amas, el tiempo se esfuma y quedan solamente las almas entrelazadas, danzando en armonía.